‘Capitaine Thomas Sankara’, de Christophe Cupelin

Sankara
Por: Sebastián Ruiz-Cabrera - 15/09/2017

Capitaine Thomas SankaraTítulo: Capitaine Thomas Sankara
Dirigida por Christophe Cupelin
País: Suiza / Burkina Faso
Género: Documental
Nota: La película se estrenó en el FESPACO de 2015. Durante 27 años estuvo prohibida cualquier manifestación pública sobre Thomas Sankara. Esta proyección fue todo un evento.

Hace dos años las autoridades de Burkina Faso colapsaron de pánico. Había vuelto, sin vida, pero con el mismo espíritu combativo y a través de la gran pantalla. El poder de la imagen podía desestabilizar a una audiencia que no había dejado de recordar. Durante la celebración del Festival Panafricano de Cine y Televisión (FESPACO) de Uagadugú de 2015, una película intranquilizaba y alertaba a partes iguales. El trabajo Capitaine Thomas Sankara, del director suizo ­Christophe Cupelin, era el primero que se mostraba sobre la figura del líder político y revolucionario en Burkina. Habían pasado 27 años desde el asesinato del conocido como el Ché Guevara africano, los mismos desde que se materializara el golpe de Estado de Blaisé Campaoré, su mano derecha y mejor amigo que no solo puso fin a su vida, sino que asumió la conducción del país desacti­vando todos los cambios realizados por Sankara. Es precisamente la salida del poder del dictador el 31 de octubre de 2014 lo que facilitó que este documental viera la luz en “el país de los hombres íntegros”.

Esta película rastrea la figura de este revolucionario en la presidencia de Burkina Faso desde 1983 –a la edad de 33 años– hasta su asesinato en 1987. Para ello recupera con imágenes y sonidos de archivo el pensamiento y las acciones de gobierno llevadas adelante por este innovador presidente africano. En sus cuatro años al frente del país, implementó políticas para el autoabastecimiento, planes de alfabetización, de construcción de casas, de vacunación y de reforestación. Prohibió la mutilación genital femenina y abogó por la igualdad de derechos para la mujer en una sociedad completamente machista. La audiencia aplaudía al recordar que rechazó los créditos externos y decidió no pagar la deuda. Hoy, la imagen es bien diferente.