CINE: La tormenta africana, de Sylvestre Amoussou

Por Sebastián Ruiz-Cabrera

Las primeras películas que se comenzaron a realizar en el continente a partir de la década de los 60 se declararon abiertamente antimperialistas. Sus temáticas se centraban en la necesidad de que los pueblos africanos no se conformaran con una independencia teórica, sino que se hicieran dueños absolutos de sus sistemas económicos y políticos. Después vendrían los años de la desilusión retratados en los guiones de los 90 y comienzos del 2000. Es cierto que los argumentos de las películas africanas ahora son tan diversos como sus realizadores, pero también es verdad que directores con un reconocimiento internacional y tan críticos en sus trabajos como el beninés Sylvestre Amoussou son escasos. Y por esta razón en la 25ª edición del pasado FESPACO –clausurado el 4 de marzo de 2017– el jurado premiaba el nuevo film de Amoussou, L’orage africain (La tormenta africana), un trabajo sobre el colonialismo y la explotación de África.

La película cuenta la historia de Esso Ezo quien ha sido democráticamente elegido presidente por un 70 por ciento de un país ficticio, la República de Tangara. Ezo sufre al percartarse de que la riqueza natural de su país es operada únicamente por las empresas occidentales y para detener esta hemorragia, decide nacionalizar todos los medios de producción instalados en su territorio por parte de los extranjeros: pozos de petróleo, así como las minas de coltán, oro y diamantes. Y el conflicto llega. Las empresas occidentales se oponen a esta decisión e “incendian” el país en una feroz batalla por los recursos.

Pero además, Amoussou aborda temas como la decisión de un país de abandonar el franco CFA como moneda de uso, estrechar los vínculos con Rusia y China, o el papel que juegan en el desarrollo de África instituciones como el FMI o el BM. Un trabajo que hará reflexionar, como ya hiciera con Africa Paradis (2006).    

Más información, en la página de la propia película: http://lorageafricainlefilm.com/