CINE: Mandela: The Myth and Me, por Khalo Matabane

Por: Sebastián Ruiz-Cabrera - 20/07/2018

Título: Mandela: The Myth and Me

Dirigida por Khalo Matabane

País: Sudáfrica

Año: 2013

Género: Documental

Nota: El director pasó dos años haciendo la película y entrevistando a aquellos que amaban y a quienes criticaron al líder sudafricano.

En el centenario del nacimiento de Nelson Mandela, es de rigor mencionar el documental Mandela: The Myth and Me (Mandela: El mito y yo) del director sudafricano Khalo Matabane; un retrato aleccionador del legendario líder. La película no es que sea un ataque directo, sino más bien una desmitificación de su figura. Para ello el realizador transita por las huellas de Mandela reuniendo a una variedad de entrevistados como Colin Powell, el Dalai Lama, Ariel Dorfman o Wole Soyinka, que diseccionan su legado.

El director no parece decidido a vilipendiar o alabar, simplemente quiere comprender al hombre que el mundo decidió amar revisitando los rincones olvidados de su historia; de hecho, en este trabajo, la imagen que emerge de Nelson Mandela es fascinantemente compleja y, a veces, exasperante. El guion por momentos puede ser despiadado al recordar la reputación terrorista de Madiba, incisivo al visibilizar la apropiación indebida de su imagen como el símbolo exclusivo de la lucha contra el apartheid olvidando a los miles de sudafricanos que sufrieron destinos peores sin atención internacional; o crítico con la decisión equivocada del líder de perdonar a los criminales de guerra del gobierno afrikáner. Al final, el director no niega lo que logró Mandela, aunque también deja al descubierto las heridas abiertas que quedan en una Sudáfrica que se mantiene en un estado de crisis.

El documental concluye con voces de jóvenes sudafricanos, aun profundamente reprimidos a pesar de sus libertades posteriores a 1994, y deja constancia de que el país sigue colgando al borde de la revolución que Mandela nunca llegó a completar. Una película que explora conceptos como libertad, reconciliación y perdón, al tiempo que desafía los logros de Mandela en un mundo actual colmado de conflictos y desigualdad.