El Ejército sudanés obliga a dimitir a Omar al Bashir

Por: Carla Fibla - 11/04/2019
Tras más de ocho horas de deliberaciones, la cúpula militar y de seguridad del Estado anunció que ha ordenado la detención del presidente Omar al Bashir y le ha obligado a dimitir. En una declaración institucional emitida desde la televisión y la radio pública, Ahmed Awad Ibn Auf, vicepresidente del Gobierno y ministro de Defensa, ha sido el encargado de confirmar los rumores que llegaban a la redacción de MUNDO NEGRO desde primera hora de la mañana.

Awad Ibn Auf estará al mando del Consejo Militar de Transición que establecerá las bases en un periodo de dos años. En un mensaje breve a la nación anunció que el país vivirá en estado de excepción durante los próximos tres meses, incluido el toque de queda que limitará el movimiento por las calles; además, durante las próximas 24 horas el espacio aéreo permanecerá cerrado. También anunció la liberación de los presos políticos y su intención de que exista una representación de la población durante las negociaciones del período de transición.

El General Ahmed Awad Ibn Auf tiene una extensa trayectoria militar que siempre ha combinado con la política. Estuvo al mando de los Servicios Secretos sudaneses y fue embajador en Omán. En 2007 apareció en la lista de personas sancionadas por EEUU por el papel que jugó entre el Gobierno y las milicias Janjaweed durante la guerra de Darfur. Ocupa el puesto de vicepresidente desde febrero de 2019, cuando Al Bashir se vio obligado por las protestas a rehacer su Gobierno.

Sobre la detención de Omar al Bashir, después de 30 años en el poder, el nuevo hombre fuerte del país, se ha limitado a anunciar que ha sido detenido y que permanece «en un lugar seguro».

La noche y la mañana han sido muy largas en Sudán. Tras varios días de protestas, retomadas tras un supuesto impase, miles de personas acudieron el miércoles por la noche frente al Ministerio de Defensa y la sede de las Fuerzas Armadas con la premisa de no moverse de allí hasta que el presidente, Omar al Bashir, en el poder desde hace 30 años, anunciase su dimisión.

«Hay una alegría inmensa entre la gente, que ha salido a la calle con banderas. Lo que están anunciando es que el poder ha sido asumido por una Junta Militar liderada por un oficial. El avión presidencial salió a primera hora de la mañana pero no se ha confirmado si Omar al Bashir iba dentro. Y han detenido a Ahmed Harum, acusado de crímenes contra la humanidad por el Tribunal Penal Internacional de La Haya junto a Omar al Bashir, y al que era gobernador del estado de Jartum. Ambos han sido detenidos por el Ejército», nos trasladaban esta mañana a través de notas de voz desde la capital sudanesa.

 

La población en Jartum lleva en las calles más de siete horas a la espera de que la declaración institucional del Ejército que resuelva la situación.

 

Tras el anuncio oficial, miles de personas han  reaccionado en las calles con alegría, descolgando y arrancando fotografías de Omar al Bashir de los edificios. Los analistas apuntan que será necesario esperar a que pase el momento de euforia actual y de alivio para comprobar si los que lograron retomar las manifestaciones se conformarán con el hecho de que haya sido un militar el que ha asumido la posible transición democrática.

Nadie duda de que la Junta Militar mantendrá un control férreo en las decisiones fundamentales. De hecho, en las reuniones de esta mañana, han sido los máximos cargos del Ejército y la Seguridad Nacional quienes han asumido la responsabilidad de seguir haciendo concesiones a la población.

Las protestas, como contamos en el número de marzo de MUNDO NEGRO,  comenzaron a finales de febrero, pero el régimen logró contenerlas anunciando nuevos nombramientos y mostrando una tibia intención de cambiar la situación. En cambio, las asociaciones profesionales que comenzaron esta nueva revuelta solo estaban reorganizándose y sumando apoyos para, como han demostrado en los últimos días, volver a salir a la calle y lograr muestras de solidaridad incluso entre los militares.

Las mujeres han jugado y lo siguen haciendo, un papel muy importante en la protesta. Han salido a la calle con determinación y han liderado movimientos tanto locales como en las redes sociales, conscientes de la fuerza que tiene su imagen entre los manifestantes. Al menos una docena de personas han perdido la vida en la dispersión de las últimas manifestaciones, pero el control de la fuerza ha sido hasta el momento contenido. Evitar un enfrentamiento mayor y empezar a construir una país que ha pasado más de 30 años bajo un férreo régimen, que además del sufrimiento por la situación económica ha instaurado un fuerte retroceso en libertad y respeto de derechos humanos básicos, es el verdadero reto de los que han decidido que Omar al Bashir deje de formar parte del presente de Sudán.

 

Al Bashir en hechos:

–       Participó junto al Ejército egipcio en la guerra árabe-israelí de 1973.

–       Llegó al poder mediante un golpe de estado apoyado por los islamistas en 1989

–       Dio asilo a Osama Ben Laden, líder de Al Qaeda, en los años 90.

–       Fue el primer jefe de Gobierno condenado por el Tribunal Penal internacional de la Haya, en 2009, por crímenes de guerra en Darfur. Acusación que negó.

–       Firma un acuerdo de paz con los rebeldes del sur del país en 2005.

–       Supervisa la escisión del sur del país en 2011, perdiendo Sudán tres cuartas partes de sus recursos petroleros.