Farida Bedwei

en |


Desarrolladora de software y emprendedora 



«Nadie es perfecto. Todos tenemos una parte de nosotros que no funciona bien. Identifica tu minusvalía y conviértela en una grandeza». Esta afirmación, pronunciada por Farida Bedwei (Nigeria, 1979), lejos de una declaración de intenciones, ha sido su realidad.


Nació con un intestino bloqueado y con solo dos días de vida la operaron de urgencia. Además, sus padres tenían una incompatibilidad en la sangre llamada Factor Rhesus que causa icteria en los bebés –no pudieron aplicarle el tratamiento por la malformación congénita–. Cuando salió de la incubadora, con 10 días de vida, el daño era irreversible y al año de edad le diagnosticaron parálisis cerebral. 

El trabajo de su padre, en el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas, hizo que pasara parte de su infancia en las islas caribeñas de Dominica y Granada, y en Reino Unido. A los nueve años se instalaron en Ghana. Su madre se aseguró de que la discapacidad no le impidiera nunca llegar adonde ella quisiese. Así fue como se fraguó su determinación y tesón, que Bedwei focalizó en su pasión por los ordenadores. Por la imposibilidad de encontrar centros de enseñanza adaptados a las necesidades físicas de Bedwei, sus padres decidieron inscribirla con 15 años en un curso en el St. Michael Information Technology Center de Ghana, esquivando así los años de instituto. Fue el germen de la licenciatura en Informática que acabaría haciendo en la Universidad de Hertforshire de Reino Unido, y que al regresar a Ghana completó con conocimientos en gestión y administración pública.

Sin que las dificultades de movilidad supusieran un impedimento para su carrera profesional –la parálisis cerebral no impide desarrollar la capacidad de aprendizaje–, -Bedwei empezó a trabajar en la empresa de software Soft Company Ltd. (conocida como Softtribe), y luego en Rancard Solutions Ltd., donde en nueve años pasó de analista de soluciones a desarrolladora informática senior. Uno de sus logros fue crear un sistema de actualización de contenidos para la Comisión de derechos humanos, justicia administrativa y pagos online de KPMG Accra, para la gestión simultánea de las nóminas en diferentes empresas. En 2010 diseñó e implementó nuevos productos y servicios para G-Life Microfinance, y un año después cofundó su propia empresa, Logiciel LTD -Accra -(Ghana), en la que es jefa de Tecnología y donde ha dirigido la implementación de gKudi, un software que pone en contacto a beneficiarios de microcréditos con las entidades bancarias –en la actualidad más de 300 en el país–. Bedwei considera que el sector informal africano –que puede alcanzar al 70 % de la población– merece el mismo servicio bancario que el formal. 

Ha recibido varios premios, entre ellos el que otorga el Gobierno ghanés a la Mujer de Negocios Más Influyente (2013). Dos años después publicó una pequeña autobiografía: Definición de un milagro. Es también la artífice del nacimiento de Karmzah, una superheroína de cómic con parálisis cerebral pero con poderes en sus muletas.

Bedwei se autodefine como «alguien que ama la tecnología y la utiliza para cambiar vidas». Y concreta uno de sus lemas: «Me encanta la idea de resolver problemas creando cosas».  

Colabora con Mundo Negro