La MONUSCO, en entredicho

en |

La misión más costosa en la historia de la ONU es incapaz de garantizar la paz en RDC
Entre el 30 de octubre y el 10 de diciembre, al menos 153 civiles han sido asesinados en el territorio de Beni, al este de República Democrática de Congo (RDC), en ataques atribuidos al grupo rebelde islamista de origen ugandés Allied Democratic Forces (ADF).

Con un sentimiento creciente de indefensión, la población de Beni salió a la calle el pasado 25 de noviembre en protesta por la ineficacia e inacción de las Fuerzas Armadas Congoleñas (FARDC) y de la MONUSCO, la Misión de Naciones Unidas (ONU) en RDC, ante las ejecuciones de civiles. Grupos de manifestantes atacaron el ayuntamiento de la ciudad y el cuartel de la MONUSCO en el barrio de Boikene, incendiando las dependencias y causando numerosos destrozos. Durante las protestas del día siguiente en Beni y Butembo, dos manifestantes murieron por disparos de los cascos azules, lo que contribuyó a enervar mucho más a una población que no comprende cómo un ejército bien armado no puede impedir masacres que ocurren a escasos kilómetros de sus acuartelamientos. El jefe de operaciones de paz de la ONU, Jean Pierre Lacroix, visitó Beni el 30 de noviembre para apoyar a las fuerzas de la ONU y lanzar un mensaje de tranquilidad.

La MONUSCO fue creada por la resolución 12.792 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el 30 de noviembre de 1999. Ha llegado a contar con más de 20.000 soldados y con un presupuesto anual que ya en 2014 superaba los 1.400 millones de dólares. A pesar de todo, durante estos 20 años de presencia han muerto en RDC más de 6 millones de personas en diferentes conflictos. Cada vez son más los congoleños que piensan que la MONUSCO ha fracasado completamente en su misión y piden su salida inmediata del país centroafricano. El movimiento ciudadano no violento LUCHA, en un comunicado firmado el pasado 6 de diciembre, propone su sustitución por una fuerza combatiente que apoye a las FARDC.

La periodista y premio Príncipe de Asturias en 2014, Caddy Adzuba, a preguntas de MUNDO NEGRO ha destacado que la evidente ineficacia de la MONUSCO para asegurar la paz es estructural y política, dado que su mandato es únicamente de observación y solo puede intervenir militarmente en caso de autodefensa. Y Adzuba añade: «Tenemos la impresión de que aquellos que se sientan en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no tienen ningún interés en que la guerra termine en República Democrática de Congo. Son las multinacionales que mueven los hilos…, aunque hay intereses económicos a todos los niveles y las responsabilidades están compartidas, incluidos los políticos congoleños… Cada uno encuentra su trocito de pastel en este desorden organizado».

Fotografía: ONU/Sylvain Liechti

Colabora con Mundo Negro