«Los jóvenes deben ser constructores de paz»

en |


Achaleke Christian Leke, Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2019

  • Boko Haram y el conflicto de la Ambazonia están provocando 4.500 muertos y 750.000 desplazados internos en el país
  • Local Youth Corner ayuda a más de 5.000 jóvenes reclusos de Camerún

«Este premio significa mucho para mí y para los jóvenes que sufren conflictos e injusticias en mi país. La gente suele acusar a los jóvenes de causar problemas, pero en realidad son ellos los que los sufren. Yo he sido testigo de esto. Pertenezco a una de las zonas más violentas del país y debemos centrarnos en que los jóvenes sean constructores o promotores de paz». Con estas palabras, el activista camerunés Achaleke Christian Leke ha agradecido la concesión del Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2019, que se le hará entrega este sábado en el contexto de la 32ª edición del Encuentro África. El activista camerunés lleva más de una década trabajando con jóvenes vulnerables de su país para ayudarles a que se conviertan en «campeones de la paz».

Jaume Calvera, Achaleke Christian Leke, Jaime Álvarez y Javier Fariñas durante la presentación del 32 Encuentro África. Fotografía: Javier Sánchez Salcedo

Durante la rueda de prensa en la que ha participado esta mañana en la sede de MUNDO NEGRO, ha explicado que en Camerún el conflicto con el grupo yihadista Boko Haram en el norte del país, que también se extiende a Nigeria y Chad, ha provocado más de 1.500 muertos y el desplazamiento interno de 250.000 personas, además de impedir que durante los últimos tres años los niños hayan podido acudir a la escuela. También se ha referido a la situación de la Ambazonia, la región de mayoría anglófona del país que el 1 de octubre de 2017 declaró unilateralmente su independencia, y en la que han muerto 3.000 personas y medio millón han tenido que abandonar sus casas, debido al conflicto que mantienen con el Gobierno de Yaundé.

Achaleke Christian Leke ha explicado la labor que realizan desde la organización Local Youth Corner (LYC), de la que es coordinador nacional. A través de una de sus iniciativas, «Creative skills», que se basa en la formación profesional para jóvenes encarcelados por haber sido captados por grupos violentos, en los últimos tres años se ha ayudado a un millón de personas. «Queremos que los jóvenes se sientan realizados, que se conviertan en empresarios, son lo que llamamos prision-preneurs» (un juego de palabras en francés que se podría traducir como prisioneros empresarios), ha comentado resumiendo el intenso trabajo que ahora concentran en 8 cárceles de todo el país donde hay 5.000 jóvenes reclusos.

Achaleke Christian Leke, Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2019. Fotografía: Javier Sánchez Salcedo


Y como ejemplo de que la labor del LYC, a pesar de los escasos medios económicos con los que cuentan, está funcionando, ha compartido la historia de Leonard, un joven condenado a 6 años de cárcel que cambió radicalmente de actitud al asistir a los talleres de formación del LYC. A los dos años logró salir de prisión y hoy es uno de los 17 mediadores sociales de la organización que trabajan en las cárceles camerunesas.

Achaleke ha confirmado que el importe del premio, dotado con 10.000 euros, lo destinarán a la Escuela Salam (paz en árabe) «en la que aún no disponen de aulas, pero donde se da educación gratuita a 120 niños y apoyo psicosocial porque la educación es la llave para alcanzar la paz»; y al programa de reinserción de jóvenes reclusos.

La revista MUNDO NEGRO y los Misioneros Combonianos organizan cada año el Encuentro África, que este año se celebrará del 31 de enero al 2 de febrero bajo el lema #GeneraciónÁfrica. Jóvenes que transforman. En este sentido, el propio Achaleke Christian ha destacado que se vaya a «celebrar África desde la juventud». Esta idea ha sido también subrayada por el director de la revista, P. Jaume Calvera, quien ha argumentado que «los jóvenes son el presente, no solo el futuro». 

Achaleke Christian, de 29 años, ha recibido varios reconocimientos a nivel mundial: en 2016 fue el joven más influyente de Camerún, la Commonwealth le concedió ese mismo año el premio al Joven del año; entre 2016 y 2017 estuvo entre los 100 jóvenes más influyentes del continente africano, y en 2018 se le concedió el premio de la Paz de Luxemburgo.

Colabora con Mundo Negro