Sierra Leona contra la corrupción

Por: Chema Caballero - 14/02/2019
La lucha contra la corrupción es una de las promesas que repiten todos los candidatos a la presidencia en cualquier país africano. Julius Maada Bio, del Sierra Leone People’s Party (SLPP), hizo lo mismo cuando juró su cargo como jefe de Estado sierraleonés en abril de 2018.

Finalmente, después de muchos preparativos y de diversas investigaciones realizadas por la Comisión Anticorrupción, el pasado 4 de febrero se ponía en marcha una Comisión de Investigación (Commission of Inquiry) con el objetivo de investigar los 10 años de la presidencia del ex presidente Ernenst Bai Koroma, del All People’s Congress (APC) y su administración. Evidentemente, esto no ha gustado a los miembros del anterior gobierno ni a los altos funcionarios, y mucho menos al antiguo partido en el poder que tacha este ejercicio de opaco y lo ve como una venganza política y una caza de brujas. Pero la mayoría de los ciudadanos, entre ellos muchos miembros y simpatizantes del APC, opinan que es algo muy necesario.

La comisión, dividida en tres salas, revisará la gobernanza, las infraestructuras, los activos y el estilo de vida de los funcionarios públicos de alto nivel entre 2007 y 2018. Ante las noticias falsas que han rodeado el inicio de este ejercicio, el Ejecutivo sierraleonés ha tenido que clarificar que no se trata de un tribunal penal, sino de una institución de investigación que intenta aclarar la verdad. Pero los llamados a declarar tienen la obligación de comparecer o en caso contrario serán denunciados ante el Tribunal Supremo.

Son muchos los casos de corrupción que han salpicado el Gobierno del presidente Koroma, desde la desaparición de los generadores del hospital de Kambia, que nunca llegaron a su destino y que hace poco han sido descubiertos en la casa del director médico del mismo, hasta infraestructuras aprobadas y nunca ejecutadas, contratos opacos con empresas extranjeras para la explotación de los recursos naturales o la malversación de fondos públicos.

Respecto a este último escenario, uno de los casos más serios, no solo por la cuantía en sí, sino también por las graves consecuencias que tuvo, fue la desaparición de casi cinco millones de dólares destinados a ayudas para las víctimas de la epidemia de ébola que asoló el país entre 2014 y 2016. En febrero de 2015, un informe de la auditora general de Sierra Leona denunció que entre mayo y octubre de 2014, los ministros del Gobierno habían perdido control de más de tres millones de dólares de los fondos de emergencia internos destinados a combatir la enfermedad. El escrito señalaba que no existía documentación que respaldara pagos por valor de  3’3 millones de dólares salidos de las cuentas gubernamentales para luchar contra el ébola, mientras que la justificación de otros 2’5 millones de dólares estaba incompleta. La principal consecuencia de esto fue una reducción en la calidad de los servicios de salud que, posiblemente, generó muchas de las casi 4.000 muertes a causa de la epidemia que soportó el país. Por más que las asociaciones de víctimas pidieran una investigación, esta nunca se llevó a cabo.

Este es solo uno de los muchos ejemplos que se presentarán delante de la comisión. Por tanto, se entiende el enfado y miedo de aquellos que estuvieron en el poder los últimos diez años. En previsión de posibles disturbios y altercados, la policía antidisturbios hizo una demostración de fuerza por las calles de Makeni, la capital de la Región Norte y principal fortaleza del APC, un día antes de la inauguración de la comisión. Los habitantes de la ciudad lo percibieron como un ejercicio intimidatorio. Sin embargo, parece que consiguió que las protestas convocadas contra estas investigaciones no tuvieran lugar.

Posiblemente no haya sido solo el despliegue policial lo que ha detenido a los manifestantes, sino el gran apoyo que la Comisión de Investigación tiene entre la mayoría de los ciudadanos, independientemente del partido al que voten, que esta ya muy cansada de tantos años de corrupción. Samuel votó al APC en las elecciones presidenciales de 2018 y explica por wasap por qué está a favor de este ejercicio de transparencia: «La Comisión de Investigación es de vital importancia para el crecimiento y desarrollo de Sierra Leona. Los funcionarios que han robado fondos públicos y se han salido con la suya hasta ahora tienen que dar cuentas de sus acciones. Esta comisión sentará un precedente para cualquier funcionario, ya sea para aquellos que ocupan cargos públicos en la actualidad o para los que lo serán en el futuro. También les lanza un mensaje: que sean muy meticulosos en el uso de los fondos públicos. Esto es algo que hacía falta en nuestro país y esperemos que no nos defraude».

Esperemos que sea así, que las esperanzas que tantos sierraleoneses han puesto en esta Comisión de Investigación no se vean defraudadas. Para ello haría falta recuperar el dinero robado y restituirlo a las arcas  públicas para que sea utilizado para su fin original.