Sierra Leona: la reconstrucción tras el ébola

Por Javier Sánchez Salcedo

Fotografía: Nacho García-Cosío

 

“No teníamos un tratamiento específico para el ébola, pero en los centros sanitarios y los hospitales que se construyeron sí podíamos dar un soporte a las personas enfermas para toda la sintomatología adyacente. Ante los vómitos, diarrea o deshidratación podíamos hidratar al paciente, darle calmantes y controlar enfermedades secundarias. Con esto conseguíamos fortalecer el cuerpo para que superara la invasión del virus y se logró, por primera vez, bajar la mortalidad del ébola de entre un ochenta a un ochenta y cinco por ciento que hubo en otras epidemias, a una media de supervivencia del 60 por ciento”.

Javier Amaro es enfermero y lleva trabajando más de 20 años como cooperante en diferentes lugares del mundo, los últimos en África. Su organización, Médicos del Mundo, ha lanzado una campaña de sensibilización para recordar en el mundo occidental que Sierra Leona (uno de los tres países afectados por la epidemia de ébola que estalló en 2014) ha sobrevivido al virus pero hay que reconstruir mucho, tanto estructuras y hospitales, como la confianza de la población.

“El estado español invierte actualmente unos 1.800 euros por persona al año para mantener el sistema sanitario. En Sierra Leona estamos hablando de seis dólares”. Durante la epidemia murió mucho personal médico local y ahora hay que formar a nuevos profesionales. Médicos del Mundo asume estos ratos junto al de recuperar la salud mental de las personas que de forma traumática perdieron a sus seres queridos o combatir el estigma y las secuelas que sufren los supervivientes.”Parece que hay una serie de enfermedades de los pobres y que algunos países no tienen derecho a que se invierta en su salud”.

 

 

 

 

El documental Sobrevivir al ébola de la periodista Patricia Simón forma parte de esta campaña y tiene un doble objetivo: poner en valor el trabajo de los propios sierraleoneses para erradicar la enfermedad y dar voz a los supervivientes que no pudieron despedirse de sus familiares como hubieran querido.

“Esta campaña de sensibilización intenta formar a la ciudadanía en general no especializada y a los adolescentes para que salgan de las dinámicas mediáticas. Cuando hemos presentado el documental en institutos de secundaria, lo primero que recordaban los chavales cuando pensaban en el ébola era el perro Excalibur, porque era a lo que habían dedicado más horas los programas de televisión basura, que son los que más se ven en los hogares. Es importante el hecho de que ellos vean a los sierraleoneses contando cuál ha sido su experiencia vital y que no sean otros portavoces blancos los que hablan por ellos. La intención de este documental es que ellos construyan su propio relato sobre lo que han vivido y que nosotros veamos a gente de Sierra Leona explicarlo con la misma o mayor profundidad como lo haríamos aquí”.

 

 

 

 

El documental Sobrevivir al ébola puede verse en la página web de la campaña de Médicos del Mundo.