Ni una mala palabra. Ni una buena intención

Por Javier Fariñas Martín

Bruselas acoge desde ayer las Jornadas Europeas del Desarrollo, que este año llegan a su decimoprimera edición. A expensas de lo que digan las conclusiones del evento, se prevén declaraciones bienintencionadas, algún compromiso más o menos sólido, seguro que algún documento conclusivo de titulares resultones y la impresión, una vez más, de que no todo es negativo en este mundo de la gran política.

Leer más