Tarifa y Tánger referentes de los cines africanos y ventana de los afrodescendientes

Colectivo de The Black View junto a la directora del FCAT, Mane Cisneros. Foto: Sebastián Ruiz-Cabrera

Realizado por Gonzalo Gómez y Sebastián Ruiz-Cabrera

España no estaba acostumbrada a una pirotecnia audiovisual como la que tuvo lugar entonces y que hablara de historias de amor, desafíos, emprendeduría, historia pasada o política al otro lado del Estrecho de Gibraltar. Eran los tiempos en los que los compañeros de prensa del Campo de Gibraltar como Juan Morillo o Juan Téllez tamizaban la llegada de pateras a las costas gaditanas intentando mostrar otros enfoques. Pero era difícil competir con los grandes medios que apostados en las arenas salpicadas de viento huracanado tarifeño se dedicaban a crear una alerta sobre la inmigración día tras día. No había explicaciones, no había intención siquiera de cuestionar el discurso unidireccional. ¿África? ¿Dónde? Y por eso el Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT) rompió una lanza. Y sí, el cine nos salvó.

Eso fue allá por el 2003, pero 14 ediciones después, se hace necesario, todavía, un cartel reivindicativo como el de este año que ha elegido una fotografía del eritreo Dawit L. Petros para llamarnos al orden. En tiempos de muros, de Trump, de xenofobia creciente en Europa, Petros fotografía a un personaje con un espejo sobre sus espaldas en el que se puede ver el mar reflejado. Es decir, deja atrás al norte y se encamina hacia el sur a través del desierto. Según el propio artista afincado en Nueva York, “los espejos tienen múltiples funciones. Reflejan y desplazan el espacio. La imagen hace hincapié en la movilidad como herramienta transformadora que moldea la manera de ver o experimentar el mundo”.

El FCAT siempre se ha negado la tristeza como móvil apostando por una lucha incansable para la promoción de los cines africanos. La importancia de un evento como este trasciende más allá de mayo (del 28 de abril al 6 de mayo-Tarifa/del 30 de abril al 5 de mayo-Tánger). Y lo hace porque alberga unas esperanzas que se construyen una vez que se entregan los premios. Hay más África que la trágica y ennegrecida que aparece en las marquesinas y anuncios publicitarios financiados por las grandes oenegés. Cuando baje el telón del FCAT habrá que seguir difundiendo esa imagen ponderada que permita construir una nueva narrativa sobre el continente

En este sentido, en esta 14 edición, el FCAT presenta 70 títulos de películas procedentes de África, mundo árabe africano y sobre temáticas africanas. 20 de esos nuevos títulos que se proyectarán este año, tanto en competición como en secciones paralelas, serán estrenos en España como la película Felicitè, del franco-senegalés Alain Gomis, Gran Premio del Jurado de la Berlinale 2017 y ganadora también del Etalon Yenega (mejor película) del FESPACO 2017, y que tendrá una retrospectiva de su obra en esta edición.

A las secciones competitivas Hipermetropía y En breve, se suman siete más en esta edición. Entre ellas, el FCAT pondrá el foco en la cinematografía tunecina contemporánea, al que se sumarán una selección de filmes realizada por el socio del festival en Marruecos, la Cinémathèque de Tánger. Otra gran sección denominada AfroScope reunirá películas en las que el criterio de selección tiene mucho que ver con el cruce de miradas, películas africanas o sobre África realizadas por africanos o no. También habrá una sección dedicada al cine y la música (África en ritmo) y otra centrada en el cine etnográfico titulada Para raros nosotros. Por último, este año se incorpora una nueva sección dedicada a las producciones andaluzas sobre temas africanistas.

Títulos en competición para seguirles la pista

Aker Wahed Fina, (El último de nosotros), es el primer largometraje del tunecino Ala Eddine Slim aunque con experiencia en el sector codirigiendo Babylon o diferentes cortometrajes y documentales. Este estreno en España viene acompañado de una fantástica crítica tras ser premiado en la Mostra de Venecia y en las Jornadas Cinematográficas de Cartago, además de proyectarse en el último festival de Rotterdam. La película cuenta la historia de un inmigrante que tiene la intención de cruzar clandestinamente a Europa. La propuesta además de venir con el sello fotográfico de Amine Messadi, habitual colaborador de Abderahmane Sissako y Nabil Avouch, sorprenderá por su arriesgada puesta en escena: no tiene diálogos, por lo que el sonido será el protagonista absoluto para explorar los conceptos fronterizos creados por la propia naturaleza y el ser humano. 

Maman Colonelle (Mamá Coronel). El congolés Dieudo Hamadi es uno de los documentalistas africanos más relevantes de los últimos años, especialmente tras títulos como Atalaku o Examen d’etat, y con Maman Colonelle –premiada en la última– apunta a convertirse en uno de los trabajos con más trayectoria de 2017. Hamadi firma un conmovedor documental sobre una mujer excepción, Honorine Munyole quien trabaja dentro de la policía congoleña y donde es responsable de la protección de los niños y de la lucha contra la violencia sexual. 

Headbang Lullaby, del director marroquí Hicham Lasri mira a la historia reciente de su país a través de los ojos de un funcionario del gobierno emocionalmente paralizado enviado a una misión kafkiana para patrullar un puente por el que puede (o no) pasar el Rey. Esta farsa surrealista y cómica puede correr el peligro de ser demasiado específico culturalmente para su mensaje y conectar con el público fuera de su comunidad inmediata, pero la habilidad de este prolífico cineasta consigue inundar de emoción a una pieza visualmente impactante con una paleta de colores azules, verdes y mandarinas. La comedia representa el ambiente de la década de los 80, la figura de la policía en estos años, temerosa e intocable. Los personajes viven una especie de viaje estático durante un día.

Mira el avance de la programación.

Los afrodescendientes españoles y los cines africanos

Por último, desde su nacimiento hace 14 años, el FCAT ha visto muchos cambios en los cines africanos, en el cine español sobre África y en el cine español en general, en el que delante y detrás de las cámaras han ido tomando protagonismo españoles afrodescendientes que, hoy más que nunca, reclaman igualdad y visibilidad. Por ello, el FCAT ha decidido sumarse a las iniciativas encabezadas por la plataforma The Black View, un colectivo formado por profesionales del cine y la televisión afrodescendientes, que reivindican la multiculturalidad española y su necesaria representación en el mundo audiovisual, creando a partir del año que viene una nueva sección dedicada a visibilizar el trabajo de estos artistas. El objetivo es que esta sección se convierta en una de las grandes apuestas del FCAT, apoyada por el colectivo español afrodescendiente.

La actriz y cantante Astrid Jones, quien estuvo en la rueda de prensa de la presentación el pasado miércoles en la sala Borau de la Cineteca de Matadero (Madrid), subrayó que es ya es hora de cambiar la imagen que se tiene de los negros en el cine español “a los que se les ofrecen papeles de prostitutas, delincuentes, señoras de la limpieza o inmigrantes sin que puedan retratar otras realidades”. 

Otro que estuvo, y que estará en la próxima edición, en la presentación del FCAT es el director Santiago Zannou. El cineasta, que nos habló sobre la importancia de la celebración de un festival como el de Tarifa-Tánger, estará presente con su documental Muna sobre mujeres etíopes. “Se trata de mujeres fuertes que nos muestran la fortaleza de la mujer africana y etíope en este caso”, afirmó Zannou.

Según informan desde el propio festival la programación cinematográfica se completará con numerosas actividades como tres exposiciones, un coloquio sobre Cine y frontera; el programa Entre líneas, recorridos literarios mediterráneos que ayudarán a descubrir las realidades que rodean el Mediterráneo de la mano de sus escritores; un Espacio escuela que se desarrollará en ambas orillas del Estrecho de Gibraltar y en el que participarán más de 5.000 estudiantes y tantas otras actividades que no darán respiro a quienes se desplacen hasta Tarifa y Tanger para el festival.

Más información sobre el FCAT.