Vanessa Cadena: «Negrxs es un espacio seguro para la comunidad»

en |



Vanessa Cadena, periodista



«Tengo 27 años, soy afrocolombiana –llevo desde los seis años en Madrid– y soy coordinadora de la revista Negrxs, un medio online para la comunidad negra y afrodescendiente. Un espacio en el que podemos contar nuestras historias y hablar de los temas que nos afectan». 






¿Qué tipo de periodismo te interesa?

Me considero una mujer muy social y me encanta estar siempre rodeada de personas. Desde pequeña nunca he parado de hablar con la gente, de preguntarles su historia e intentar ayudar. Siempre lo he tenido clarísimo. Me interesa el periodismo social, estar en la calle viendo lo que demandan las personas. También me gusta la política, muy ligada a la sociedad, aunque a veces parezca que son campos separados.

Naciste en Colombia. ¿Qué supone eso para ti?

Resido en Madrid desde los seis años, pero tengo mucho vínculo con mis raíces. Mi madre se ha encargado de transmitirme la cultura colombiana y siempre tengo el deseo de conocer más el territorio, encontrarme a menudo con esa parte de mí y reconectar. Llevo cinco años sin ir y estoy deseando volver. Antes no me lo planteaba, pero a veces pienso en la idea de vivir allí. 

¿Cómo fue tu infancia colombiana?

Tengo recuerdos un poco borrosos, pero era una vida muy familiar. Mi madre vivía en la capital, en Bogotá, y prácticamente el resto de mi familia en Cali. Recuerdo que nos íbamos de vacaciones y estaba siempre con mis primos, un montón, y mis abuelos. Era una casa súper grande en un pueblo chiquitito y estaba todo el día jugando en la calle. Y con mi madre en Bogotá recuerdo el ajetreo, a sus amigas, sus partidos de baloncesto…


Vanessa Cadena el día de la entrevista. Fotografía: Javier Sánchez Salcedo


Viniste, decías, con seis años.

Fue duro, un contraste brutal, después de un viaje que fue una aventura: Barranquilla, Miami, Milán y Madrid. Y la llegada fue un shock. Venía de un entorno muy humilde y afro, y encontrar que la mayoría de la gente aquí era blanca fue raro. Llegué en verano y no paraba de preguntarle a mi madre: «Pero, ¿dónde están los niños?». Echaba de menos a la familia, la comida… Pero poco a poco me fui olvidando de aquello y, lo tengo que decir, Madrid me ha tratado muy bien.

Hablemos de la revista Negrxs (pronunciado «negres») ¿Qué es?

Es un medio online para la comunidad negra y afrodescendiente, un altavoz desde el que poder hablar de temas que nos importan. También un espacio no solo para comunicadores, sino para artistas, educadores, personas con proyectos… Una herramienta para tratar temas que en otros medios y otros lugares no nos resulta cómodo. Un aspecto muy importante es que todas las personas que participamos somos negras, africanas o afrodescendientes. 

¿Os dirigís solo a un público afro?

En principio sí, estamos dirigidos a la comunidad, pero hacemos contenido que puede leer cualquier persona. No estamos haciendo pedagogía. Hablamos de temas que nos incumben, pero es muy interesante que los contenidos también los consuman otros. Hemos trabajado con otras comunidades racializadas, en colaboraciones con medios como Pai Pai Magazine, de la comunidad asiática. Queremos crear una red con estas comunidades y con todo el movimiento antirracista.



Vanessa Cadena el día de la entrevista. Fotografía: Javier Sánchez Salcedo


¿Cómo nace el proyecto?

Surge a raíz de Conciencia Afro, una asociación que intenta impulsar a la comunidad y que también es un espacio cultural. Tuvieron la oportunidad de recibir subvención pública para crear diferentes proyectos y uno de ellos fue un medio de comunicación. Así nació Negrxs. Nos reunimos un grupo de personas con la idea de crear un medio que contara lo que pasa en la comunidad, para no tener que acudir, cuando quisiéramos poner el foco en ciertos temas, a los medios generalistas que, probablemente, no nos harían caso.

¿Qué temas abordáis en la revista?

Somos un poco cajón de sastre. Al principio queríamos la estructura de un medio convencional, con sección de noticias, de sociedad… Pero al final tratamos temas tan diversos que decidimos hacerlo de un modo más libre. Sacamos un número cada mes, y siempre suele haber una entrevista a un artista, reflexiones en torno al movimiento antirracista, sobre feminismo, damos a conocer algún proyecto de la comunidad… Por supuesto, hablamos de racismo, denunciando cosas que sufrimos, pero no nos queremos centrar demasiado en ello. A veces parece que por ser un medio online de la comunidad, el único tema del que podemos hablar es el racismo, y queremos salirnos de esa línea.

Participar te aportará mucho personalmente.

Es mi gran ilusión. Ahora mismo es mi oportunidad para poder trabajar como periodista. Empecé en la revista en los últimos años de carrera, cuando sentía que en la universidad no estaba aprendiendo nada. Era todo pura teoría y yo quería entrevistar a personas, salir a la calle con una cámara y hacer documentales. La revista fue una apertura al mundo real y me ha hecho crecer en un campo con el que me identifico mucho. Me ha aportado un espacio seguro y conocer a gente que se siente identificada con lo mismo que yo.



Vanessa Cadena el día de la entrevista. Fotografía: Javier Sánchez Salcedo


Un espacio seguro…

Antes de empezar en la revista siempre me había sentido distinta, fuera de lugar. Mi entorno siempre ha sido con gente muy diversa pero mayoritariamente española de padres blancos y raíces españolas, y a menudo no me sentía ni de aquí ni de allí, con preocupaciones que mi entorno no entendía. Entrar en la revista me ha brindado la oportunidad de encontrar a personas de mi comunidad con las que puedo hablar de ciertos temas que nos afectan sin sentirme incómoda o sin sentir que no me van a entender. Es un espacio seguro en el que puedo reconectar con mi identidad y empoderarme. Hace unos años no me atrevía a llevar el pelo así ni tenía tan presente mi cultura afro. Gracias a la revista y a todas las actividades en torno a Conciencia Afro he tenido la oportunidad de reencontrarme y ser un poco más yo. 

Cuando dices «hablar de ciertos temas», ¿te refieres a experiencias de racismo?

Principalmente. Cuando vivía alguna situación que para mí era racista,  expresarlo delante de una persona blanca no era lo mismo que hablarlo con otra persona negra o de otra comunidad como la asiática o la gitana, que también han sufrido discriminación. No te juzgan ni te cuestionan. He vivido muchas situaciones así, y poder hablar de ello tranquilamente, sin que resulte violento, es muy importante. También están las diferencias culturales. En el pasado me he rodeado de personas que no eran muy tolerantes y les costaba aceptar cosas distintas a las que habían visto siempre. Mi madre, desde pequeña, me ha inculcado una apertura de mente, y me sentía fuera de lugar cuando en mi entorno encontraba una mentalidad cerrada que, cuando se enfrentaba a algo distinto, lo criticaba, como el hecho de tener un amigo musulmán, algo que yo vivía de forma natural, a pesar de que no es una religión que yo practique ni que en mi entorno esté muy presente. Pero en algunos entornos resultaba extraño y mal visto. 

¿Qué impacto tiene Negrxs en la propia comunidad?

Recibimos mucho amor y muchos comentarios positivos. A pesar de que no somos el único medio que hable de temas que incumben a la comunidad afro, la gente ve una pequeña diferencia. A la gente le gusta nuestro enfoque, que no se centra tanto en el racismo. Es importante señalarlo, pero nos genera un desgaste emocional fuerte y la gente también necesita hablar de otras cosas de la comunidad que no vayan en esa línea de negatividad. Nos llegan comentarios y sugerencias de muchas partes del mundo, propuestas de Inglaterra, Estados Unidos o del propio continente africano. En origen estaba pensado para la comunidad afro en España, pero hemos decidido abrirnos. Es muy rico y muy necesario que nos vinculemos con el continente africano y con afrodescendientes de otras partes del -mundo.

Para acabar, ¿qué aspiraciones tienes para la revista?

Me gustaría que el equipo pudiera tener una retribución por su trabajo. No podemos dedicarnos a tiempo completo a la revista, usamos parte de nuestro tiempo libre, y hay mucho trabajo detrás que la gente no ve. Yo, por ejemplo, dedico cada día a la revista entre tres y cuatro horas. Hay personas del equipo que no tienen empleo, están en una situación económica difícil y con un apoyo su vida mejoraría bastante. También me encantaría que creciéramos, que tuviéramos una redacción propia, un equipo más grande con corresponsalías en otros territorios, que se nos conociera más globalmente y pudiéramos ser un gran medio para la comunidad.   


Fotografía: Javier Sánchez Salcedo



CON ELLA

«A través de Conciencia Afro comenzó mi compromiso con la revista Negrxs e inicié un reencuentro con mis orígenes, con mis raíces. Ha sido muy importante en mi vida. Fue el inicio de un nuevo proceso en el que me he rodeado de gente de mi comunidad, algo muy necesario para reencontrarme y ser un poco más yo». 


Colabora con Mundo Negro