España rectifica y paraliza la expulsión del menor marroquí

Difundimos un nuevo comunicado del Servicio Jesuita a Migrantes, esta vez con buenas noticias.

 

La sociedad civil se moviliza para exigir a España respeto a los tratados internacionales suscritos en materia de protección de menores

 

8 de febrero, 2017.- El gobierno rectifica y paraliza la expulsión del menor marroquí prevista para la pasada madrugada y de conformidad con la resolución emitida por Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas y las recomendaciones realizadas por el  Defensor del Pueblo solicitando que no se materialice la ejecución de la expulsión hasta que finalice el procedimiento abierto en Naciones Unidas. El equipo CIE de Pueblos Unidos ha estado esta mañana en el CIE de Aluche con el menor y confirma los hechos, si bien permanece internado de manera contraria a lo dispuesto por Naciones Unidas.

Como se informó ayer, Pueblos Unidos, miembro del Servicio Jesuita a Migrantes en España, había pedido al Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas que intercediera para evitar la inminente expulsión de un menor marroquí de 16 años internado en el CIE de Aluche, cuya mayoría de edad fue determinada tras las pruebas de edad decretadas por la fiscalía de Las Palmas. A pesar de contar con partida de nacimiento y libro de familia que demostraban que tenía 16 años y 3 meses, el juzgado finalmente decretó la expulsión al constar como mayor de edad.

El Servicio Jesuita a Migrantes en España viene denunciando la falta de idoneidad del procedimiento de determinación de la edad basado exclusivamente en pruebas médicas, vulnerando la doctrina establecida por el Tribunal Supremo. Este procedimiento ha demostrado ya, en demasiadas ocasiones, no ser suficiente garantía para la adecuada identificación y consecuente protección de los menores extranjeros.

Desde el Servicio Jesuita a Migrantes España, queremos agradecer a tantas personas, colectivos, organizaciones, instituciones y partidos políticos por la intensa movilización y apoyo. Gracias a la campaña Hospitalidad, de la que formamos parte y a la red Migrantes con Derechos. Agradecemos especialmente la labor de los medios de comunicación y el trabajo de tantos periodistas que lanzaron una fuerte campaña de denuncia. El trabajo colectivo ha permitido mostrar que la ciudadanía no está dispuesta a permitir actuaciones que vulneren los Derechos Humanos.

No queremos olvidar que estos hechos se producen un día después de los actos en memoria de la tragedia del Tarajal, en la que 14 personas perdieron la vida tratando de llegar a nado a las costas españolas. Hoy, como ayer, la sociedad civil exige al gobierno de España verdad, justicia y reparación, así como una política fronteriza garante de la dignidad de todas las personas. 

Unidos a la Campaña de Hospitalidad de la Compañía de Jesús en España, hacemos un llamamiento para construir una sociedad solidaria e inclusiva, especialmente hacia las personas migrantes más vulnerables. Nuestras fronteras o la realidad de los CIE no son ajenas a esta llamada; recordamos que la acogida pasa también por unas políticas migratorias garantes de los derechos humanos y de la dignidad de la persona en tránsito, máxime si son menores de edad.