«Esto debe ser un diálogo»: Foro Económico sobre África

en |

Madrid acoge el XIX Foro Económico Internacional sobre África, con presencia de ministros africanos y españoles, para dialogar sobre las inversiones en África y las oportunidades de negocio.

«Esto no es una conferencia, sino un diálogo que comienza» dijo Mario Pezzini, director del Centro de Desarrollo de la OCDE en el inicio del Forum sobre África celebrado hoy viernes 29 de noviembre en la Casa Árabe de Madrid. Se trataba de una declaración de intenciones que durante la jornada quedó confirmada en parte: la reconocida necesidad de dialogar y encontrarse –«Invirtiendo en nuestro futuro común, era el lema del evento»– no hizo que se disimulasen las diferentes visiones y prioridades discursivas que tiene cada cual en función de sus posiciones y lugares de origen.

Fotografía: Javier Sánchez Salcedo

Por la parte institucional española, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores de España, Fernando Valenzuela, expresó su confianza en que del encuentro saldrían «ideas operativas para el futuro», además de señalar el momento «vibrante» del continente africano y de promocionar el tercer Plan África, que destacó como elemento de política estratégica. También intervino Félix Fernández Shaw, de la Comisión Europea, para el que para hablar de África hay que diferenciar que hay muchas «Áfricas» y que no todas están igualmente preparadas para los negocios. Según él, en la Unión Europea se habla habitualmente de reducir las ayudas y aumentar el comercio. Unas horas después, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, María Reyes Maroto, cerraba los actos, en un salón de actos todavía lleno, reiterando el papel de España como puente hacia y para África, idea que sobrevoló en distintas intervenciones.

Fotografía: Javier Sánchez Salcedo

También intervino la exvicepresidenta María Teresa Fernández De la Vega, presidenta de la Fundación Mujeres por África, que moderó una mesa sobre inversión y consumo en África. Según ella, hay un desajuste entre el crecimiento económico africano y hechos como el de que siete de cada diez africanos tengan empleos vulnerables. También hizo hincapié en la importancia de las políticas públicas y las instituciones regionales y protagonizó involuntariamente uno de las anécdotas de la mañana cuando pidió brevedad al Arkebe Oqubay, ministro y asesor especial del primer ministro de Etiopía, y este le contestó que había venido desde tan lejos para explicar sus perspectivas y, desde los respetos correspondientes, pidió que le dejaran decir lo que quería decir, lo que levantó aplausos de un sector de la sala. El propio Oqubay destacó el papel de la mujer en el Gobierno y Parlamento de Etiopía: «Algo bueno pasa en África», añadió. También achacó responsabilidad a Europa y a Estados Unidos por causar el cambio climático que afecta fundamentalmente a África y por no invertir lo suficiente en trabajo e iniciativas privadas para dar alternativas a los jóvenes y que no migren. En una línea parecida, pero con matices, intervino Amy Jadesimi, Directora Ejecutiva de LADOL, una compañía nigeriana que opera en el sector energético e industrial. Según ella, es importante que quien quiera invertir en África apoye a las industrias y manufacturas africanas y controle lo que hacen sus multinacionales. «Ponen dinero en África pero no en manos africanas, no como socios, sino solo en manos de Gobiernos o multinacionales», se quejó tras hacer una encendida defensa de los sectores privados africanos. 

Fotografía: Javier Sánchez Salcedo

En la mesa dedicada a la inversión regional y la conectividad, moderada por Susana Ruiz Rodríguez, de Oxfam Internacional, participó otro ministro, responsable en este caso del Ministerio de Planificación de Uso de la Tierra y Población de Malí, Tiémoko Diarra. Él enfocó sobre todo su discurso en la importancia de las políticas regionales, en las que se encajan las nacionales. Según Diarra, en representación de su Gobierno, los pilares deben ser la Educación, la Sanidad, el Empleo y la Gobernanza. «Malí debe mecanizar la agricultura para crear valor», dijo también. Pero no pasó por alto una de las importantes dificultades que afronta el país y la región del Sahel: la inseguridad provocada por el terrorismo. «El mal crecerá y si no se para se extenderá más allá de la región», advirtió. También habló de seguridad Zephanie Niyonkuru, del Consejo de Desarrollo de Ruanda, para el que el desarrollo y la seguridad son los elementos claves con los que las políticas públicas pueden incidir en el desarrollo de las empresas privadas. Niyonkuru aprovechó para presentar su país como un modelo de desarrollo en el que se puede invertir.

Fotografía: Javier Sánchez Salcedo

Susana Ruiz, en línea con el discurso de su organización, cerró el debate poniendo el foco en la importancia de luchar contra la desigualdad: «No podemos hablar de crecimiento y aceptar que solo es el crecimiento de unos pocos», dijo. 

Colabora con Mundo Negro