XXIX ENCUENTRO ÁFRICA: ISLAM Y CRISTIANISMO. Diálogo bajo un mismo techo (3-5 febrero)

Por: Javier Sánchez Salcedo - 16/01/2017

 

Entre el 3 y el 5 de febrero se celebrará en la Residencia Amor de Dios (calle Asura 90, Madrid) el XXIX Encuentro África organizado por la revista Mundo Negro y los Misioneros Combonianos. El tema elegido este año es el diálogo entre islam y cristianismo y estarán presentes el cardenal Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui, y Kobine Layama, imán de la mezquita central de la capital centroafricana, a quienes se ha concedido el Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2016 por su trabajo de diálogo y promoción de la paz en el país, inmerso en una grave inestabilidad desde que en marzo de 2013 las milicias de la Seleka tomaran el poder. Adjuntamos aquí el programa del encuentro y una breve información sobre el papel de los dos líderes religiosos en República Centroafricana.

Descargar programa

 

VIERNES, 3 de febrero

19:00 PRESENTACIÓN XXIX ENCUENTRO ÁFRICA
P. Jaume Calvera, director de Mundo Negro.19:15 ENCUENTRO INTERRELIGIOSO POR LA PAZ
Cardenal Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui y Kobine Layama, imán de la mezquita central de Bangui.
Con la participación del cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid y Riay Tatary, presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España.

 

XXIX Encuentro África - cartelSÁBADO, 4 de febrero

10:30 CONFERENCIA. Tradiciones espirituales y conflictos en África
Ferrán Iniesta. Prof. honorario Universidad de Barcelona (UB).

12:00 DESCANSO

12:15 MESA REDONDA ¿Es posible el diálogo interreligioso?
P. Justo Lacunza (misionero de África, experto en Islam); Alicia Vacas (misionera comboniana en Egipto y Palestina) y Bouziane Ahmed Khodja (director del programa Medina, de TVE).

14:00 DESCANSO

16:30 CONFERENCIA. República Centroafricana, ¿un ejemplo de ENCUENTRO?
P. Jesús Ruiz (misionero comboniano en RCA).

17:30 DESCANSO

17:45 TESTIMONIO. Cardenal Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui y Kobine Layama, imán de la mezquita central de Bangui.

19:15 ENTREGA DEL PREMIO MUNDO NEGRO A LA FRATERNIDAD 2016
P. Jaume Calvera, director de Mundo Negro.

 


 

DOMINGO, 5 de febrero

10:30 EUCARISTÍA DE CLAUSURA ANIMADA POR EL CORO KARIBU
Capilla Residencia del Amor de Dios Retransmitida por La 2 (TVE)

 


 

 

Dieudonné Nzapalainga y Kobine Layama

Mundo Negro ha concedido el Premio a la Fraternidad 2016 ex aequo al cardenal Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui, y a Kobine Layama, imán de la mezquita central de la capital centroafricana, por su trabajo de diálogo y promoción de la paz en el país, inmerso en una grave inestabilidad desde que en marzo de 2013 las milicias de la Seleka tomaran el poder del país. A partir de ahí, la violencia se ha instalado en la nación con esta guerrilla y los milicianos anti Balaka como actores principales. Los dos premiados, junto al pastor Nicolás Nguerekoyame, presidente de la alianza Evangélica de Centroáfica han mediado en numerosas ocasiones y han hecho posible que la ayuda humanitaria alcanzase a poblaciones vulnerables habitadas tanto por cristianos como por musulmanes.

Tanto para Nzapalainga como para Layama este itinerario no ha sido fácil, especialmente algunos de sus gestos. Uno de ellos tuvo lugar en diciembre de 2013, cuando las milicias anti-Balaka lanzaron una dura ofensiva contra Bangui para hacerse con el control de la capital. En apenas dos días murieron cerca de 1.000 personas, y buena parte de la comunidad musulmana tuvo que abandonar la ciudad. En ese contexto, Nzapalainga decidió acoger en su casa al imán Layama y a su familia. Estuvieron viviendo allí nueve meses. Este gesto fue duramente criticado por parte de las comunidades musulmana y cristiana, que no entendían esa forma de acogida y respeto mutuo. Sin embargo, ese gesto también llevó a que unos y otros conocieran a Nzapalainga y Layama como “los mellizos de Dios”.

A pesar del recrudecimiento esporádico de los combates en Bangui, los dos premiados trabajan día a día para convencer a toda la sociedad que es posible “tratarse como hermanos”, tal y como dijo el Papa Francisco en su viaje apostólico a República Centroafricana en otoño de 2015.