«A Bépátto», una reivindicación de la cultura bubi

Por: Mundo Negro - 27/12/2017
 Justo Bolekia, en la presentación de su última obra, advierte que la diversidad «no es confrontación»

 

 

Por Lwanga Kakule Silusawa

 

De nacionalidad ecuatoguineana, Justo Bolekia Boleká es catedrático de Filología Francesa en la Universidad de Salamanca y académico correspondiente de la Real Academia Española desde 2005. Autor de numerosas obras de ensayo y poesía, acaba de publicar A Bépátto (Los del barrio), editado por Sial Pigmalión.

Nacer en Santiago de Baney, crecer en Malabo, vivir en Camerún, Senegal, Estados Unidos, Francia o Inglaterra, y trabajar en España han hecho de Bolekia una persona con una rica mezcla intelectual, cultural y existencial, sometida además a los sucesivos procesos de inculturación –en ocasiones dolorosos, en ocasiones agradables– que han germinado en la publicación de una obra como la presentada el pasado día 20 de diciembre en Madrid.

El libro, escrito en bubi y castellano, es una mezcla de prosa y de poesía que transmite la cultura y el ritmo de estas dos culturas. En el fondo, esta mezcla es la expresión del sentir mismo de su autor: «Es esta diversidad del libro la que existe en mí, no como una confrontación sino como una convivencia», comentó Bolekia en la presentación de la obra en un acto que tuvo lugar en el Salón de Actos del Archivo Histórico Nacional. Reconocer que ha recibido mucho de la cultura española no le impide señalar con el dedo, en la segunda y la tercera parte de su libro, los males sufridos por su lengua y su cultura durante la época colonial: su desprecio y su abandono por parte de su pueblo para abrazar la lengua y la cultura españolas.

Ahora que vive entre ambas culturas, Bolekia siente responsabilidad ante su pueblo y la obligación de preservar su lengua materna –tanto oral como escrita– con el objetivo de que se mantenga viva para para las próximas generaciones. Ese compromiso es el que asumieron esos líderes bubis, los del barrio, que aunque «están cubiertos de tierra y sepultados», siguen compartiendo aquella tierra con sus vecinos.

 

Fotografía: Lwanga Kakule Silusawa

 

Como debería ocurrir con todas las lenguas, el estudio y aprendizaje del bubi debería servir para que esta creciera y se expandiera a otros pueblos y otras gentes, porque más allá de un instrumento comunicativo, una lengua es una manera de ser, de mirar la realidad, de enfrentar la vida y la muerte. «Somos negroespañoles –dijo Bolekia con seriedad–, tenemos que enriquecer España con lo que tenemos, con nuestras singularidades africanas. España nos da, nosotros también tenemos que dar. Doy parte de mi cultura, parte de mi identidad, parte de mi idiosincrasia, por eso escribo, narro e intento contar en bubi para que los que me vean como español, también me puedan ver como africano».

Para los lectores españoles del siglo XXI, A Bépátto recoge los sentimiento de su autor en el proceso de aceptación y asimilación de sus raíces.  Si es verdad que vivimos en un mundo globalizado, aprender las lenguas y valorar las culturas ajenas es un valor  incontestable. Es aprender la tolerancia.