Dejar a África ser África

Por: Lwanga Kakule Silusawa - 30/05/2019

 

«Tenemos que dejar a África ser África por ella misma», rezaba el pregón con el que, desde el escenario, se dio la bienvenida a las más de doscientas personas que acudieron el pasado 25 de mayo a celebrar el Día de África en el Colegio Escuelas Pías de Aluche, en Madrid. Nueve organizaciones interesadas en el continente africano se juntaron para preparar esta fiesta cuyo lema era «Somos África». El tema escogido para este año fue la inmigración subsahariana hacia Europa. Tres ponencias sobre la inmigración, cuatro exposiciones de fotografía sobre diferentes realidades de África, juegos familiares, una oración interconfesional, la venta de productos típicos africanos, mucha música y mucha danza han marcado el ritmo de la fiesta.

En el panel sobre la inmigración subsahariana hacia Europa, la Hna. Begoña Iñarra expuso las consecuencias del fenómeno. Según ella, Europa, gracias a la llegada de los inmigrantes, gana mucho en capital humano y económico y, si quiere seguir creciendo, ha de abrir sus puertas a los africanos e integrarlos con dignidad. La exposición del Profesor congoleño Mbuyi Kabunda versó sobre la historia y las formas del saqueo a África desde la colonización hasta hoy. Para él, África es un continente empobrecido. Mbuyi profirió duras críticas a la globalización neoliberal, entre otras, porque, según él, no ha servido para nada más que para enriquecer a los países del norte y empobrecer a los africanos. Yo, como periodista congoleño, conté que la mayoría de los medios de comunicación occidentales, por no conocer la realidad del continente africano y los entresijos de las relaciones políticas internacionales norte-sur, transmiten una información estereotipada sobre los inmigrantes y, como consecuencia de ello, fomentan la discriminación y el racismo hacia ellos. Abogo por una cobertura de la inmigración basada en los hechos y el contexto de los países de procedencia de los africanos.

 

Fotografía: Enrique Bayo.

 

El Día de África fue también una oportunidad para darle voz a los grupos musicales constituidos en su gran mayoría de inmigrantes. A través de los cantos y los poemas, expresaron sus emociones de ternura hacia sus madres y de tristeza por los amigos perdidos en el camino. Cantaron por la madre África con el anhelo de verla salir de la pobreza y pidieron una mejor acogida de los inmigrantes africanos en España.

La Fiesta se clausuró con la Eucaristía el 26 de mayo en la Parroquia Purísimo Corazón de María, en la Calle Embajadores. Los participantes salieron satisfechos: «Fue una buena ocasión para hablar con los africanos, despacio y en un ambiente festivo, intercambiar ideas culturales disfrutando de las danzas típicas, escuchando las conferencias, los poemas, los cantos y bailes africanos. Lo que me ha marcado es el ambiente de confianza que se ha respirado», cuenta la religiosa española Justina Sarmiento.

 

Fotografía: Enrique Bayo

 

Según los organizadores, este año acudieron a la celebración  más africanos que el año pasado. Para David Laurent Defer Bingong, artista camerunés, vale la pena celebrar este día fuera del suelo africano: «Este Día nos reconecta con nuestros orígenes. Celebrarlo juntos es unir a las personas y culturas de los 54 países de África; eso hace de nosotros una sola familia fuera de nuestra tierra. Es el momento de expresarnos en el sentido artístico, cultural y reivindicativo. Es también para pedir que se abran las puertas de Europa para los africanos porque son libres de moverse como cualquier otro ciudadano del planeta».

El 25 de mayo se celebra el Día de África en recuerdo de la creación, en 1963, de la Organización de la Unidad Africana, la actual Unión Africana.