Algo pasa con los fulani

SONY DSC

Por: Chema Caballero - 16/01/2017

Chema Caballero   Por Chema Caballero 

 

Los fulani, también conocidos como fula (principalmente en los países que fueron colonias inglesas), peul (en las ex colonias francesas) o fulbe (como les llaman los pueblos mandingos), constituyen, quizás, el pueblo nómada más grande del mundo. Tradicionalmente se han dedicado al pastoreo y al comercio. Habitan en la zona del Sahel, sobre todo en Malí, Guinea, Camerún, Senegal, Níger, Burkina Faso, Guinea Bissau y Benín, y en menor medida en Ghana, Mauritania, Sierra Leona, Togo, República Centroafricana y Chad. Están emparentados con los hausas que residen, sobre todo, en el norte de Nigeria.

 

Este pueblo, mayoritariamente musulmán, debido a su forma de vida suele sufrir discriminación en muchos de los países en los que habita. Normalmente ha pasado bastante desapercibido salvo en las ocasiones en que surgen enfrentamientos entre campesinos y pastores por entrar las vacas de estos en los campos de cultivo.

Sin embargo, en el último año y medio hemos conocido hechos que hacen suponer que algo está pasando con este pueblo.

 

Frente de Liberación de Macina

En mayo de 2015, aparecía el primer vídeo propagandístico de un nuevo grupo denominado Frente de Liberación de Macina (FLM), o Katiba Macina, en el que amenazaba a Francia y a sus aliados por su presencia militar en Malí. El FLM actúa en el centro de este país, especialmente en la región de Mopti. Poco meses después, el 11 de agosto, este grupo reivindicaba la matanza del hotel Byblos en la periferia de Mopti, en la que murieron 13 personas, y también es responsable del asalto al hotel Radisson Blue de Bamako, acontecido el 18 de noviembre de 2015, que acabó con la muerte de 27 rehenes. Ambos eran hoteles frecuentados, principalmente, por extranjeros.

El FLM está liderado por Amadou Kouffa, nombre de guerra de Amadou Diallo, que tienen como jefe militar a Mahmoud Barry, al que se conoce como Abou Yehiya. Ambos son peul, como la mayoría de los integrantes de la formación. Desde un principio, estuvo clara la afiliación del FLM a Ansar Dine, vinculado a Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

Antes incluso de que el FLM cobrase notoriedad, el ex ministro de defensa maliense Soumeyloy Boubaye Maigaa advirtió: “Los fulani se están organizando para defenderse. Se están radicalizando. Esto es muy preocupante”.

En toda la violencia que ha sufrido el centro y norte de Malí, los fulani se vieron atacados por las diversas facciones involucradas y desprotegidos por parte del Ejercito maliense. Algunas ONG han registrado ejecuciones extrajudiciales contra este colectivo e incluso parece que en varias ocasiones grupos de fulas han sido utilizados como escudos humanos por parte del Ejército de Malí una vez que regresó a la zona de Mopti y alrededores. De ahí deriva la necesidad que ha sentido este pueblo de organizarse y defenderse.

 

3R

Todo indica que fue a finales de diciembre de 2015 cuando en la provincia centroafricana de Ouham Pendé se formó el grupo Regreso, Recuperación y Rehabilitación, abreviado 3R, con el propósito de defender a la población peul de los ataques de las milicias anti-balaka, formadas por cristianos y seguidores de religiones tradicionales africanas, que en su tiempo surgieron para defenderse de los ataques de los selekas (grupos musulmanes).

Parece que los anti-balaka, uno de los dos grandes grupos en lid en el conflicto cetroafricano, llevan tiempo hostigando a la minoría peul, principalmente en esa región fronteriza con Chad y Camerún. De ahí, la urgencia de estos de organizarse.

A finales de diciembre de 2016, Human Right Watch informaba de que, durante todo el año, 3R habría matado a civiles, violado y causado un gran desplazamiento de personas durante todo el año 2016, en el noroeste de la República Centroafricana (RCA).

El 3R está liderado por el autoproclamado general Sidiki Abass un hombre muy cercano a Amadou Kaffa y, por tanto a Ansar Dine. El grupo parece estar formado por varios cientos de combatientes peul bien entrenados.

 

Ansaroul Islam

El 22 de diciembre, un comunicado emitido por un nuevo grupo denominado Ansaroul Islam, reivindicaba el atentado que el 16 de diciembre sufrió una guarnición del Ejército burkinés en Nassoumbou, provincia de Soum (región de Sahel), en el noreste de Burkina Faso. Hombres armados mataron a 12 soldados de una unidad antiterrorista en lo que parece ser la mayor catástrofe sufrida por el Ejército burkinés en su historia.

Este grupo también sería responsable de la muerte de varios imanes y personas en la zona de Dijbo, la capital de Soum, opuestos a las tesis más radicales del islam.

Ansaroul Islam está liderado por  Malam Ibrahim Dicko, un predicador burkinés perteneciente a la etnia peul famoso en Dijibo y sus alrededores, defensor del islam más radical.

Según Jeune Afrique, Ibrahim Dicko fue detenido por tropas francesas a finales de 2013, alrededor de Tessalit (región de Kidal, norte de Malí), cuando intentaba unirse a grupos yihadistas recién expulsados del norte de Malí. Tras dos años en la cárceles de la Dirección General de Seguridad Exterior de aquel país, Dicko recuperó su libertad. Con diez hombres habría formado Ansaroul Islam, teniendo como base un bosque cercano a Dijibo, de difícil acceso, en la frontera entre Burkina Faso y Malí. De aquellos 10 seguidores iniciales el grupo habría pasado a contar con más de doscientos combatientes, todos fulani.

Detrás del surgimiento de este grupo estarían las quejas de las asociaciones fulas de Burkina Faso sobre las detenciones arbitrarias llevadas a cabo por el Ejército burkinés contra miembros de su etnia. Muchas veces, afirman su líderes, por el mero hecho de ir vestidos con sus ropas tradicionales de pastores nómadas.

Ansaroul Islam también está afiliado a Ansar Dine.

 

Elementos en común

Los tres grupos de los que hemos hablado además de estar formados en su mayoría por jóvenes fulani, también tienen en común la reivindicación del Imperio peul de Macina, fundado en el siglo XIX por Cheikou Amadou y que comprendía los territorios que se extienden desde las costa de Senegal y Mauritania hasta el norte de Burkina Faso.

Además del dato histórico-nostálgico cabe preguntarse si podríamos hablar de una radicalización de los pueblos fulani, como afirmaba hace tiempo el ex ministro de defensa maliense, y de una estructuración y coordinación de su lucha.

Un hecho claro es que no podemos negar la realidad: tres grupos armados formados en su mayoría por fulanis han surgido en los dos últimos años.

Lo que en un principio pudo surgir como iniciativas locales de autodefensa parece que ha ido adquiriendo una estructura y es posible que los grupos existentes estén contactando con fulanis de otras regiones que también puedan albergar sentimientos de abandono, marginación y necesidad de defensa.

Evidentemente se trata de sentimientos muy lícitos, al menos en un primer momento, pero no cabe duda de que grupos como e FLM, 3R o Ansaroul Islam los han acaparados y ahora utilizan la justa reivindicación de un pueblo para beneficio propio, como sucede con tantos otros grupos armados por toda África. No son, por tanto, representantes de ese colectivo y de sus aspiraciones, por mucho que ellos mismos se autoproclamen como tales; de hecho, no tienen reparo en eliminar a los fulanis que no siguen su interpretación del islam o se oponen a sus métodos violentos.

De todas formas, es muy pronto para afirmar nada. Hay que esperar y ver cómo se desarrollan los acontecimientos en los próximos meses, estando muy pendientes de si surge alguna nueva franquicia fula de Ansar Dine en África Occidental o Central, lo que no supondría ninguna sorpresa.

 

Fotografía: Guillaume Colin & Pauline Penot