Una galerna en zapatillas

Mussei Zerai
Por: Javier Fariñas - 09/03/2018

Andábamos a la gresca con las tecnologías para ver si podíamos conseguir la conexión por Skype con Helena Maleno, cuando el que apareció por la redacción fue Mussie Zerai, con sus zapatillas, sus ropajes color azul-faena, una educación casi espartana y un constipado que le acompañó durante todos los días que estuvo por nuestras tierras. Preocupados como estábamos porque todo lo accesorio funcionara, lo fundamental se coló en este rincón de contar noticias.

Don Barcone, como así le llaman en Italia, había soltado amarras para participar en el 30 Encuentro África. La conexión con Maleno –que llegó, a pesar de los pesares de algunos un par de días después– fue mejor de lo previsto y nos dejamos zarandear por una galerna que esta vez cambió el Cantábrico por el Mare Nostrum. Días de callar y escuchar historias de gallardías e injusticias, historias «de urgencias, disimulos y rutinas», como poetizó Sabina refiriédose a otras cuestiones y a otros lugares. Historias de muerte, desesperanza e insolidaridad. Pero también retazos de vida, de orgullo e integridad.

Todo ello después de que un señor apodado Don Barcone apareciera con sus deportivas por nuestra redacción, y de que una periodista con alma de madre coraje nos dijera lo que nos tenía que decir a través de Skype desde el otro lado de ese mar que hemos convenido en llamar Mediterráneo.